Cocina y negocios

Un blog de Mónica Albirzú

03 de Mayo de 2017

Buono: cine y cocina a la italiana

Cine, vino y delicias de la cocina italiana se entrelazan en la inicialiva lanzada por el restaurante del Hotel Sheraton, Buono Italian Kitchen, el Instituto Italiano de Cultura dependiente de la Embajada de Italia en Argentina y la Bodega Catena Zapata. Seguir leyendo…

04 de Julio de 2016

Saint Felicien: Tributo al Bicentenario

Toledo:tucumánSaint Felicien Casa de Tucumán llega para celebrar con un emblemático Malbec el Bicentenario de la Independencia. Se trata de un nuevo homenaje de la línea Tributo Saint Felicien de Catena Zapata, ediciones que se caracterizan por la participación de un artista plástico en el diseño de la Etiqueta. Como en ediciones anteriores lo hicieron Carlos Alonso, Miguel Brascó y Raúl Soldi, en esta ocasión fue el orfebre Marcelo Toledo el responsable de la obra. Seguir leyendo…

25 de Junio de 2015

Hacer Puchero

Puchero PlazaDe toda la herencia culinaria hispánica, el Puchero es tal vez el plato más popular. Es un clásico cuando llega el frío, que incluye muchas veces una sopa sustanciosa y la más diversa variedad de hortalizas, vegetales y cortes de carne imaginables, pasando por las legumbres y los aderezos más disímiles. Seguir leyendo…

24 de Febrero de 2015

Un Saint Felicien en tributo a Miguel Brascó

Tributo Brasco 2012Tributo a Miguel Brascó, el Saint Felicien de corte que lanzó en estos días la Bodega Catena Zapata rescata el valor de una vieja historia. La de la relación entre la familia bodeguera y el legendario periodista. Una idea que gestó el propio Dr. Nicolás Catena Zapata con Brascó y que dio su fruto en un vino homenaje a un vínculo que nació hace 50 años con los Saint Felicien. Seguir leyendo…

23 de Noviembre de 2011

De coleccionistas, corchos y vinos de guarda

La sensación era la de estar en presencia de un momento único. Pablo Sánchez, Enólogo de Bodega Catena Zapata, no podía creer lo que tenía entre manos. La botella del 63 aparecía frente nuestros ojos en un estado inmejorable: guardada en su caja original, envuelta en papel blanco, con la estampilla de un verde inglés intacta, la etiqueta envolvente con la reproducción de una pintura de Carlos Alonso, la botella numerada y de 700 cm cúbicos (propio de la época). A Pablo Sánchez le costaba ocultar su emoción: “Ante todo, permítame decirle que para mí es un honor que nos haya traído esta botella”.

Y es que Santiago, el coleccionista de este Saint Felicien Cabernet Sauvignon de 1963, confesó “es la última botella que nos queda. Eran del padre de mi mujer que tendría 10 o 12 botellas, pero ahora queda sólo ésta”. La del 63 fue la primer cosecha de Saint Felicien y la primera vez que se elaboraba en nuestro país un varietal, vino del que lamentablemente Catena Zapata no conserva ninguna botella en su archivo. Seguir leyendo…