Cocina y negocios

Un blog de Mónica Albirzú

Categoría 'Tiendas y Mercados'

16 de Agosto de 2011

Al horno!

Hacer pan es una de las tareas más fantásticas en materia de cocina. Unir todos los elementos, sentir como se cuela el perfume de la levadura, obtener un bollo suave y perfecto luego de trabajarlo un rato con las manos, dejar reposar la pieza y ver como crece, es verdaderamente un trabajo magnífico, terapéutico y muy recomendable.

L’épi Boulangerie, propiedad de los mediáticos chef franceses Bruno Gillot y Olivier Hanocq, nos da la oportunidad de ver como es éste proceso desde el corazón de sus instalaciones. Resulta que esta panadería festeja los 100 años de su horno, uno de los más antiguos de Buenos Aires. Dicha pieza de museo, digna de ser visitada, está ubicada en el barrio porteño de Villa Ortúzar (Rosetti 1769). Se trata de una construcción de mampostería de seis metros de diámetros, exclusivamente calentada a leña, lo que otorga una atmósfera excepcional para el tratamiento de los panes y genera un pan de corteza crujiente.

Las visitas, guiadas por sus dueños, se realizarán entre el 27 de agosto y el 11 de septiembre y serán para grupos limitados de 12 personas. Horarios opcionales:

Sábados 27/08,  3/09 y  10/09 = 14hs ó 15hs ó 16hs ó 17hs

Domingos 28/08,  04/09 y  11/09 = 10hs ó 11hs

Martes 30/08 y 6/08 = 17hs. ó 18hs.

Miércoles 31/08 y  7/09 = 17hs ó 18hs.

Para reservar lugar llamar al 4552-6402 o vía mail escribiendo a visitas@lepi.com.ar.

 

29 de Julio de 2011

Mercado de Juramento

El movimiento que por estos días se ve en Juramento entre Ciudad de la Paz y Amenábar, huele a promesa, de esas que muchos han esperado con ilusión por largo tiempo. Y es que desde hace un par de meses se ha venido reformando la Feria Modelo Belgrano, o como mejor lo conocen “El Mercado de Juramento” y en breve podremos verla remozada y en franco crecimiento.

Su historia comienza por 1870, como un “pequeño mercado de Abasto” de la zona de Belgrano, ubicado en el terreno donde José Hernández había vivido años atrás. Después de ciertas disputas generadas por el reclamo del predio por parte de los propietarios originales, la finca queda finalmente en manos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Parecían sometidos a una lenta agonía:“estábamos olvidados, éramos como el Mercado de pulgas, y sólo venían a comprar los viejos clientes”, describe Graciela Adriana Diamanti, actual Secretaria de la Feria y nieta del propietario de La lechería de Don Angel, puesto que cerró sus puertas hace varios años. “El mercado es mi vida -describe Adriana-, me crié acá de la misma forma que lo hizo mi padre. Nuestras cunas fueron los canastos de pan. Los niños de varias generaciones de puesteros dimos acá los primeros pasos, mientras nuestros padres trabajaban de sol a sol”.

Hoy todos los feriantes festejan casi incrédulos el momento en que lograron un enlace con la Dirección de Ferias y Mercados y encontraron juntos la forma de poner en valor al Mercado. Un trabajo en conjunto en el que cambiaron pisos, arreglaron los techos, mejoraron los servicios y la playa de estacionamiento. En la actualidad de 50 locales que posee el mercado, 23 están en funcionamiento y al finalizar la reforma reunirán un total de 76 puestos. Ya hay varios interesados esperando para instalarse: el bazar gastronómico MTN, Casa Polti -una legendaria tienda de Belgrano que muda su local histórico al Mercado-, una vinoteca, una bombonería y la lista de interesados va en aumento.

“Todavía recuerdo las mejores épocas del mercado. Yo era chica y las señoras paquetísimas de Belgrano venían con sus changos y carteras y se agolpaban en la puerta. Abríamos las persianas y se daban carterazos disputándose el lugar en la cola.”, recuerda Adriana Diamanti y explica que de eso pasaron más de 20 años y agrega confiada Dentro de poco volveremos a verlo así. Los que saben comprar saben que no pueden comparar nuestra mercadería con la del súper, nuestra calidad es superior  y la relación con el cliente nuestra prioridad. De a poco el público está volviendo a fijarse en esos detalles”.

 

25 de Julio de 2011

Tiendas y mercados

La recuperación de los mercados  de abastecimiento de comestibles, como punto de encuentro social, económico, más allá del mero interés gastronómico  -que por supuesto existe- es algo innegable y un fenómeno mundial. A pesar del daño que les ha representado en los últimos años el crecimiento de las grandes cadenas de supermercados, los mercados han sabido reinventarse.

 

Este fenómeno que por momentos parece exclusivo de estas costas es algo que se ha repetido en muchos países y hoy es habitual y casi necesario ver en las grandes ciudades florecientes mercados que tienen como común denominador y valor esencial la calidad de los productos y el trato preferencial con el cliente, algo -esto último- que las grandes cadenas de supermercados no han podido brindar.

La Boquería en Barcelona, el Rialto en Venecia, El mercado de San Miguel en Madrid – recientemente restaurado-, el Mercato Orientale en Génova…, todos estos mágicos espacios que nos seducen con sus colores, sabores y perfumes, su bullicio y su gente, son el escenario ideal para conocer la idiosincracia de un país. Y en el caso de la Argentina en particular, con una industria del turismo en franco crecimiento, un encuadre perfecto para mostrar al mundo nuestro crecimiento en términos gastronómicos.